El bloguero de Bangladesh Asif Mohiuddin recibe el Premio Politkovskaya por su lucha contra el fanatismo islámico

Traducción del alemán por Translators for Justice.

Fuente: http://temi.repubblica.it/micromega-online/asif-mohiuddin-%E2%80%9Cla-mia-lotta-al-fanatismo-islamico%E2%80%9D-parla-il-blogger-premio-politkovskaja-2015/

02 de octubre de 2015

Este bloguero bengalí ha sido objeto de continuas amenazas de muerte debido a las entradas que publica en su blog. Durante la ceremonia de entrega del premio periodístico Anna Politkovskaya 2015, celebrada en la localidad italiana de Ferrara durante la fiesta del semanal italiano Internazionale, ha denunciado la islamización y la escasa libertad de expresión en Bangladesh: “El gobierno siempre intenta acallar nuestras voces. Nuestros líderes religiosos quieren acabar con nosotros, y, la policía y el ejército nos torturan solo porque sostenemos una opinión diferente”.

de Asif Mohiuddin* de internazionale2015.pr.co

“Estoy muy contento; este premio es para mí una sorpresa maravillosa. No me considero un buen orador, solo soy un simple bloguero de Bangladesh que quiso abrir un espacio en Internet para compartir diferentes opiniones y discutir de manera racional, científica y crítica. Voltaire dijo una vez: “Para saber quién gobierna sobre ti, solo has de encontrar a quién no te está permitido criticar”. Yo me he dado cuenta de que en Bangladesh no se puede criticar ni al gobierno ni a los partidos políticos, ni tampoco al ejército o a la policía. Y mucho menos la religión.

Estoy en contra de cualquier tipo de sistema de control. Creo que ni el estado ni el gobierno deberían controlar a nadie. Nuestro gobierno siempre intenta acallar nuestras voces. Nuestros líderes religiosos quieren acabar con nosotros y la policía y el ejército nos torturan solo porque sostenemos una opinión diferente. En vez de censurarnos, deberíamos ser alentados a defender nuestra opinión. En mi caso, la policía me arrestó en 2011 por haber abierto un blog contra el gobierno. Me retuvieron durante 18 horas y me torturaron porque había publicado una crítica contra el gobierno por la subida de tasas en las universidades públicas. Fui el primer bloguero en ser arrestado solo por haber publicado algo en Internet.

Nunca ha sido fácil ser ateo en un estado musulmán. Yo he llegado a ver las cabezas sin cuerpo de mis amigos, y también he visto cuerpos sin cabeza. Cuerpos de gente atea que no simpatizaba con la “religión de la paz”. La mayoría de la gente no ha vivido nunca con el miedo de que alguien pueda entrar en tu propia casa, arrastrarte a la calle y condenarte a ser ejecutado públicamente. Yo sí lo he vivido.

Yo vengo de Bangladesh, donde el 89 por ciento de la población es musulmana. Bangladesh, como estado laico, se ha separado de Pakistán. Sin embargo, la islamización ha ido creciendo muy rápido, sobre todo con el sistema educativo islámico, compuesto por escuelas y madrasas, sobre las que escribo en mis artículos. Yo llamo a estas escuelas “fábricas de terroristas”, por que año tras año atraen cada vez a más fanáticos. Es por eso que blogueros, escritores, periodistas, profesores, activistas políticos, intelectuales y yo hemos comenzado a pelear contra ellos.

Desde 2006 escribo blogs, porque ninguna revista ha querido publicar artículos tan críticos. Por ello empecé a escribir en blogs. En el año 2013, el gobierno de Bangladesh obligó a la autoridad correspondiente a borrar mi página en su totalidad. Antes de que esto ocurriera, mi blog era uno de los favoritos de la comunidad bangladesí. Estuve durante años en diferentes listas con las cuales partidos políticos y grupos fanáticos islámicos exigían mi ejecución pública, por el hecho de haber criticado la ley islámica (sharia) y de estar a favor de los derechos de las mujeres y los homosexuales. A veces aparecía mi nombre en el primer lugar, a veces en el tercero. Intentaron secuestrarme y matarme. En 2013 fui atacado brutalmente con un machete. Se me acusó de atraer a laicos y ateos, y es que decían que con mi blog convertía a los jóvenes en ateos o en humanistas.

Después de aquel ataque creamos un movimiento contra la política islámica con el fin de separar el gobierno de la religión. Un mes después, los grupos islámicos empezaron a buscarnos. Escribieron una lista de 84 blogueros, de los cuales, hasta ahora, 9 han sido asesinados. De alguna manera sobreviví pero conocí el lado más brutal del extremismo religioso y la opresión de un gobierno que no acepta ninguna crítica.

Cada vez que algo no me parecía correcto criticaba prácticamente a todos: al gobierno, a los partidos políticos, a la iglesia, a los militares y a la policía. El gobierno mandó arrestarme por que al parecer escribí artículos blasfemos. Durante 8 días fui interrogado y estuve tres meses y medio en la cárcel, donde también me amenazaron, incluso hoy en día me siguen llegando amenazas de muerte.

La libertad de expresión debe ser protegida. De lo contrario, Europa ya no será segura. Los ciudadanos de países islámicos, en especial los musulmanes, son las primeras víctimas del fundamentalismo islámico. Tenemos que proteger a estas personas, aun cuando se sientan ofendidas por nuestra crítica. Si no es así, la sociedad colapsará.

La lucha tiene que continuar. Yo, por mi parte, seguiré escribiendo mientras viva. Agradezco mucho este premio. Es un honor para mí recibirlo el día de hoy y me servirá como motivación en el futuro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s