Matthieu Giroud, 39 años, asesinado en el Bataclan

Traducido del inglés por Translators for Justice

Fuente: http://www.versobooks.com/blogs/2340-matthieu-giroud-39-years-old-killed-at-the-bataclan

Sarah Shin / 16 de noviembre de 2015

Matthieu Giroud, geógrafo radical y traductor del trabajo de David Harvey, se encuentra entre las víctimas de los ataques perpetuados el viernes en París

Homenaje póstumo en memoria de Matthieu Giroud, escrito por Nicolas Vieillescazes, editor de Les Prairies ordinaires, editorial para la que trabajaba el geógrafo y traductor:

Ayer por la mañana supe de la muerte de mi amigo Matthieu Giroud, que había acudido al Bataclan el viernes por la noche. El pesar que siento es inmenso; como inmensa es la rabia: Matthieu, como muchos otros miles en París, Beirut, Ankara, Kobane y en un sinnúmero de lugares en Irak y Siria, ha muerto sin razón. Él era consciente de que nuestras vidas son, por naturaleza, políticas y geopolíticas; sin embargo, no podía imaginar que la sala de conciertos se convertiría en el teatro de una guerra que no ha parado de extenderse desde el 11-S.

He trabajado con Matthieu en los últimos cinco años. Siempre modesto, nunca se vio como un líder; y, sin embargo, gracias a él vieron la luz numerosos proyectos. Por ejemplo, él fue quien organizó la visita de David Harvey a finales de 2011; quien llevó a cabo con éxito la ardua tarea de traducir al francés tanto París, capital de la modernidad de David Harvey como la colección de textos de diferentes autores igualmente inexpugnables, Villes Contestées;y en las últimas semanas había estado dándole los últimos retoques a un ambicioso proyecto colectivo sobre la gentrificación, preocupado por cumplir las fechas de entrega, atento al mínimo detalle y, como siempre, deseando que el trabajo realizado fuese útil.

Más allá de ser un destacado colaborador, Matthieu se había convertido en un amigo. Era de los que arriman el hombro, como se suele decir: no porque fuese amable y gentil, sino porque trabajaba duro y con rigor – siempre se podía contar con él. Era una persona encantadora, comprometida, discreta y sensible; un hombre que irradiaba un entusiasmo irrefrenable. Era un ser brillante que no se dejaba amedrentar por proyectos difíciles, ante los cuales cualquier otro se habría acabado rindiendo. Y, sin embargo, era un hombre inquieto, dispuesto a mancharse las manos trabajando, como cualquier profesor universitario, en investigaciones especializadas de poca envergadura. Hace un par de días, la última vez que hablamos, volví a confirmarle el valor y la necesidad de un trabajo como el que estaba realizando: promover la geografía radical, combinar un planteamiento teórico sólido con un estudio empírico riguroso e intentar entender los sutiles mecanismos a través de los cuales se producen las desigualdades sociales y espaciales, es decir, trabajar políticamente. Matthieu era consciente de que la lucha no es una cuestión de slogans, sino que se apoya en investigaciones rigurosas.

Cuando estuvimos trabajando con Cécile Gintrac, preparando el libro Villes contestées, teníamos el objetivo y la esperanza de poner a disposición de los investigadores armas y, de los militantes herramientas; darles armas y herramientas a los investigadores militantes y a los militantes investigadores. Politizar la investigación no es todo, por supuesto, pero ¿quién puede defender que no sea nada?

Hoy pienso en su familia, su hijo Gary, su pareja Aurélie y el niño que ella lleva en su vientre y cuyo nacimiento Matthieu esperaba impacientemente. Lloro la muerte de uno de mis amigos más queridos, y continuaré llorando durante mucho tiempo, porque no va a regresar. Murió para nada, en manos de aquellos que solo se alimentan de miseria y destrucción; pero Matthieu no vivió en vano. Vamos a continuar pensando y actuando políticamente, con él y por él; paciente y modestamente, con nuestras limitadas fuerzas, pero con más determinación que nunca, vamos a seguir poniendo el conocimiento al servicio de la igualdad.

Nicolas Vieillescazes
Les Prairies ordinaires 

Traducido del francés por David Broder

Libération ha publicado el siguiente obituario:

Matthieu Giroud nació en Jarrie, una pequeña ciudad en Isère. El viernes por la noche asistía al concierto en el Bataclan. Según Dauphiné Libéré, un periódico local donde su padre trabajaba como corresponsal, las autoridades notificaron la muerte a su familia a las once de la noche del sábado, tras un día marcado por la incertidumbre. Según el periódico, era padre de un niño de tres años y su mujer esperaba un segundo hijo, que nacerá en marzo. Giroud era profesor asociado de geografía en la Universidad de Paris-Est Marne-la-Vallée y miembro del laboratorio de investigación Analyse comparée des pouvoirs au sein de l’établissement. Era conocido sobre todo por su traducción al francés de la obra del geógrafo británico David Harvey, París, capital de la modernidad. Había publicado dos artículos en Libération. En el primero, publicado en 2011, escribió cómo el festival Eurockéennes ha transformado la ciudad de Belfort. En su segundo artículo, publicado en octubre de 2012 y escrito junto con Samuel Rufat y Hovig Ter Minassian, escribió sobre “la ciudad en la edad del márquetin industrial”. En su último trabajo, escrito para Laviedesidees.fr y publicado el 3 de noviembre, apuntó: “Mientras que la gentrificación se ignore como fuerza segregadora […], habrá poca esperanza de ver una evolución en el papel que desempeña la diversidad social en las políticas urbanas aplicadas en el centro de nuestras ciudades”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s