Algunas verdades sobre el debate en torno a la migración

01.10.2015

Traducido del alemán por Translators for Justice

Fuente: http://www.migazin.de/2015/10/01/die-wahrheiten-der-migrationsdebatte/

¿Por qué son los refugiados siempre hombres? ¿Qué refugiados cuestan más dinero? ¿A quién amenaza realmente la situación actual de los refugiados? Aunque el debate en torno a la migración cambia constantemente, existen algunas verdades que son científicamente irrefutables. Escrito por Dr. Chadi Bahouth

En general es preciso diferenciar a los refugiados con derecho a asilo de los refugiados que huyen o emigran debido a otras razones, es decir, migrantes. Amnistía Internacional Australia se ha unido a la petición de Al Jazeera y por medio de un comunicado ha pedido a las medios de comunicación que diferencien entre “migrantes” y “refugiados”. Además ha advertido de las incorrecciones en el uso de la lengua.

Muchos huyen dentro del propio país

Cada año emigran realmente cientos de miles de personas a Alemania: en 2014 unas 667.000. Lo que a menudo no se nombra es que en parte esta cantidad entra dentro de las corrientes normales de migración y que solo una pequeña parte de estas personas solicita asilo en Alemania.

Los números muestran, por lo tanto, cómo en algunos artículos la realidad se ve claramente deformada. Actualmente 59,5 millones de personas en el mundo huyen de sus regiones de origen; este es el número más elevado jamás contabilizado por UNHCR. Una gran parte de ellos, 38,2 millones, permanece en el país de origen convirtiéndose en refugiados internos. 19,5 millones traspasan las fronteras del país, 1,8 millones solicita asilo[1], entre ellos 627.000 en toda Europa y 203.000 en Alemania. Solo en el 2014, 13,9 millones de personas en todo el mundo fueron expulsadas de sus hogares.[2]

La mayoría de estas personas no quiere emprender la huida. Un joven sirio explica claramente la situación en una entrevista con Al Jazeera America: “Just stop the war in Syria and we don´t want to go to Europe. Just stop the war. Just that.”[3]

Desde el comienzo de la guerra en Siria alrededor de 12 millones de personas han huido de sus regiones de origen. En Siria hay 7,6 millones de refugiados internos, más de 4 millones de personas han huido a los países vecinos.[4] 270.000 sirios han solicitado asilo en Europa, es decir, solamente el 2,25 por ciento del total de las personas que han huido debido a la guerra siria. En comparación, el Líbano ha acogido al 25 por ciento de los refugiados y, según algunas fuentes, incluso casi al 50 por ciento, es decir, dos millones – en un país con una población total de cuatro millones.

En 2014, 69.500 refugiados sirios llegaron a Alemania. Desde el comienzo de la crisis, los refugiados sirios han dejado de ser expulsados y devueltos a Siria. Ante esta situación el cómico alemán Max Uthoff se pregunta: “Si ahora reconocemos a los refugiados sirios, ¿por qué dejamos que se ahoguen en el Mediterráneo? ¡¿Y por qué no creamos rutas de huida a Europa seguras?!”

De los refugiados que abandonan su patria, solo unos pocos toman el peligroso y caro camino a Europa. Una de las razones es el reglamento en torno a los países terceros. Un solicitante de asilo que entre a Europa a través de un “estado de origen seguro”, deberá solicitar allí asilo. Alemania está rodeada de países terceros seguros. Hasta hace unas pocas semanas, entrar a Alemania de forma legal era solo posible si se realizaba por la vía aérea. Sin embargo, las compañías aéreas que admitiesen refugiados sin una visa válida se arriesgaban ser multadas con sanciones estatales. Alemania ha revocado temporalmente el reglamento “Dublín III” con relación a los refugiados sirios.[5]

Los valores europeos están en juego

Fuerzas conservadoras afirman a menudo que Alemania puede verse inundada por un sinnúmero de solicitantes de asilo. Los conservadores de derechas dibujan un escenario aterrador y advierten de la existencia de “demagogos”. Con esta esta estrategia suministran a aquellos que los escuchan lo que necesitan para justificar sus argumentos: el miedo ante una supuesta “extranjerización” del país.

A ellos no les interesan las cifran en torno a la migración, sino el decidir sobre quién puede emigrar y quién no. Cientos de miles de franceses, americanos o japoneses: no hay problema. Africanos y árabes: de ningún modo pueden ser acogidos. Primero se lleva a cabo una “demonización como como fundamento ideológico de una sociedad desigual”, para a continuación dejar que crezca de la desigualdad un racismo basado en rasgos como la etnia o la religión. Lo que está aquí en juego es nada menos que los valores de una Europa informada, democrática y basada en el Estado de derecho.

Muestra de ello es, por ejemplo, el municipio suizo de Oberwil-Lieli, que paga una multa que asciende casi a las cinco cifras para no tener que acoger a solicitantes de asilo. Uno de cada diez habitantes es millonario, por lo que pueden permitirse que su pueblo esté libro de “gorrones” y “parásitos”.

Con el exporte de armas, las intervenciones económicas y políticas y la influencia ejercida a través de instituciones financieras, “Occidente” es en gran parte responsable del empeoramiento de la situación al que se enfrentan muchas personas. Los gobiernos europeos han impulsado acuerdos como, por ejemplo, la Resolución de Jartum. Según este documento los países africanos tienen el deber de cerrar sus fronteras hacia Europa. Representantes de la dictadura militar de Eritrea también tuvieron un puesto en la mesa de negociación. Eritrea es uno de los países de origen de un gran número de asilados en Alemania. Al 99% de los solicitantes eritreos se les otorga el asilo.

¿Un problema masculino?

Los populistas critican también el elevado porcentaje de hombres entre los refugiados. Si existiese una situación de “guerra o hambre, huirían todas las personas juntas: ancianos y niños, mujeres y hombres”, dice David Frum. Realmente dos tercios de los solicitantes de asilo llegados a Alemania son hombres. Como muestra la estadística anual del Ministerio alemán de Migración y Refugiados (BAMF), el porcentaje en el grupo entre los 18 y 35 años asciende incluso a casi el 75 por ciento.

Esta mayoría masculina tiene, sin embargo, sus razones: Solo unas pocas familias poseen los recursos suficientes para emprender una huida conjunta. Incluso tras vender la casa y las tierras y tras contraer deudas, la mayoría no pueden financiar más que la travesía a Europa de un miembro de la familia. Normalmente es un hombre en edad laboral el que emprende el viaje con la esperanza de que, una vez establecido en Europa, pueda hacer venir a la familia utilizando una ruta segura.

Incluso las familias que gozan relativamente de bienestar prefieren que las mujeres y los niños se queden en un primer momento en el país de origen. Durante la travesía las mujeres se enfrentan a la seria amenaza de secuestro o violación. Algunos expatriados informan de casos en los que los traficantes han llegado a arrojar por la borda a niños llorando.

¿Refugiados como “carga neta”?

Los expatriados suelen ser juzgados a menudo por su valor financiero. “Cuanto más pobre es el país de origen de los migrantes, más alto es el coste social al acogerlos”, dice también Frum. El rendimiento económico de la “población inmigrante”, por ejemplo, en Suecia ha decrecido debido a los refugiados más pobres, dictamina el autor, que también habla de una relación entre la “carga neta”, “el fracaso escolar” y la “criminalidad”.

Sin embargo, las estadísticas demuestran que en Alemania las personas refugiadas o inmigradas obtienen ya en la segunda generación titulaciones superiores a las de la población autóctona. En Canadá, la segunda generación se ha integrado tan bien que tiene posibilidades plenas de participación, informa Ratna Omidvar, presidenta de Maytree Foundation. “¡Otorgar la nacionalidad es decisivo! Cuanto más pronto se convierte un migrante en ciudadano, más rápido siente que el nuevo país y la nueva sociedad son su patria”, dice Omidvar.

Para el experto en migración, Doug Saunders “integración” es “una palabra divertida, porque muchos piensan que significa que otros se conviertan en lo que uno es. Si las personas tienen un trabajo, comienzan automáticamente a ser parte de la sociedad, sus hijos van a la escuela y tienen éxito”, dice Saunders. “Siguen existiendo diferencias, pero estas se convierten en diferencias útiles”.

Los evasores de impuestos crean más costes que los refugiados

El rechazo a los refugiados se vuelve todavía más incomprensible cuando las personas que piden asilo poseen una alta cualificación. Aquí, en un país en el que la pirámide de edades está cabeza abajo, donde no sabemos cómo se pagarán las pensiones del futuro y quién se hará cargo de las personas ancianas. Europa puede sacar un gran beneficio de los movimientos migratorios y de refugiados, un beneficio económico.

El abastecimiento de los solicitantes de asilo llegados en el 2015 asciende, según estimaciones actuales, a unos diez mil millones de euros. Estos costes son también asumidos por habitantes con raíces en el extranjero, es decir, por uno de cada cinco alemanes.

Sin embargo, otra forma de “huida”, la evasión de impuestos, le cuesta al contribuyente al año hasta ciento sesenta mil millones de euros. Aquí uno podría reducir costes, en vez de provocar una pérfida rivalidad entre los más pobres y avivar los miedos, mientras que los más ricos esconden miles de millones en paraísos fiscales.

Las dos caras de la acogida

Los planteamientos de los conservadores de derechas sugieren que solo se puede acoger un determinado número de refugiados – de otra forma el estatus económico se puede ver amenazado. Un efecto secundario de estos planteamientos es el ascenso de formas de pensar racistas en amplias partes de la población, especialmente allí donde el contacto con personas con raíces en el extranjero es mínimo.

De esta forma se crea una presión sobre la parte media de la sociedad. Si la clase política no sigue un discurso firme, puede tener lugar un giro a la derecha acompañado por un socavamiento de los derechos fundamentales y civiles. En este marco se sitúa el comunicado del ministro del interior alemán Thomas de Maizière que anuncia la intención de introducir un “contingente” para los solicitantes de asilo. ¿Cuando se agote el “contingente” enviaremos a las niñas y mujeres que han sobrevivido secuestros y cosas peores de vuelta? ¿A los hombres que han sido víctima de tortura? ¿A los niños traumatizados? ¿Los enviaremos a todos de vuelta?

Alemania tiene también otra cara, la cual abastece a los refugiados con alimentos y ropa, esa que los recibe en el andén de forma amable, que regala juguetes a los niños. Asociaciones abren sus puertas e integran a los refugiados a través del deporte, les permiten participar en la vida diaria. La vida resurge en pueblos enteros gracias a los recién llegados.

Todas las diferencias, las habilidades y potenciales de los nuevos ciudadanos pueden ser aprovechadas. Pero lo más importante es que la mayor parte de nuestra sociedad muestra que hay valores que no se pueden describir en euros o en estadísticas.

Este texto fue publicado primeramente en el portal de debate SagWas de la Fundación Friedrich-Ebert y levemente modificado para su publicación en MiGAZIN.

[1] UNHCR: Global Trends. Forced Displacement in 2014 und UNHCR: Asylum Trends. Levels and Trends in Industrialized Countries.

[2] UNHCR: Global Trends. Forced Displacement in 2014.

[3] „Paren la guerra en Siria y no querremos ir más a Europa. Simplemente paren la guerra.”

[4] 1.805.255 Turquía, 249.726 en Iraq, 629.128 en Jordania, 132.375 en Egipto, 1.172.753 en el Libano y 24.055 en diferentes lugares del norte de África, cf.: Pro Asyl

[5] BAMF: „#Dublin-Verfahren syrischer Staatsangehöriger werden zum gegenwärtigen Zeitpunkt von uns weitestgehend faktisch nicht weiter verfolgt.“ Vgl.: Twitter

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s