Aumenta la persecución racista a refugiados

24.10.2013
Fuente: http://www.proasyl.de/de/news/detail/news/rassistische_hetze_gegen_fluechtlinge_nimmt_zu/?cHash=a2a3933e4501d874e46dac80760a4e57&no_cache=1&sword_list%5B0%5D=rassistische&sword_list%5B1%5D=hetze

En numerosas localidades grupos neonazis apoyados por ciudadanos y ciudadanas de marcada ideología racista orquestan diversas protestas contra el asilo de refugiados. En algunos lugares se han producido graves altercados. Las amenazas de violencia deben ser tomadas en serio – no sólo por parte de la policía.

Dentro del ambiente de la extrema derecha las protestas han sido un éxito: entre 800 y 1500 personas participaron en una marcha con antorchas “contra el abuso del asilo humanitario” convocada el sábado 19 de octubre por el partido neonazi alemán NPD en Schneeberg (Sajonia, Alemania). El motivo de la marcha fue protestar contra el alojo en un antiguo cuartel a las afueras de la ciudad de 500 solicitantes de asilo humanitario. Con anterioridad los organizadores habían llevado a cabo una campaña de difamación contra los refugiados a través de una página de Facebook.

Actualmente una página similar agita los ánimos en contra del alojo de refugiados en Pätz (Brandenburgo, Alemania). Entre los comentarios de la página se pueden leer una y otra vez llamadas a la violencia y difamaciones racistas. “Quemad la mierda antes de que sea tarde”, se puede leer en la página. A siete personas les gusta el comentario.

El modelo que siguen las protestas en las diferentes localidades es siempre el mismo: “Cuando se hacen públicos los planes para dar asilo a un grupo de refugiados, fundan una supuesta iniciativa ciudadana y agitan los ánimos contra los planes de asilo tanto online como offline”, explica el proyecto Netz gegen Nazis (“La red contra los nazis”). “Actualmente casi ningún otro tema se presta mejor para campañas racistas del NPD y compañía como la discusión en torno a los refugiados – con resultados aterradores”.

Sólo en los tres últimos meses los medios de comunicación se han hecho eco de hasta ocho atentados presuntamente a causa de motivos racistas en Alemania.

– El 21 de octubre al mediodía un centro de acogida de refugiados en Essen (Alemania) recibió diversos disparos, presuntamente efectuados con una honda. Por suerte los proyectiles de metal no atravesaron los cristales de las ventanas y nadie resultó herido. El edificio ya había sido atacado por primera vez el 18 de octubre y por consiguiente ya estaba sujeto a la protección estatal del Ministerio de Interior alemán.

– En la madrugada del 21 de octubre en Oldemburgo (Alemania) desconocidos trataron de incendiar el Centro cultural gitano Maro Kher. Hasta la fecha la policía no ha querido reconocer “ningún indicio de trasfondo racista o xenófobo” en los hechos. La asociación que administra el centro cultural informa, por el contrario, sobre las repetidas amenazas antiziganistas recibidas.

– El 19 de octubre se prende fuego a un centro en Wehr (Baden-Wurtemberg, Alemania), en el cual se albergan refugiados. Desconocidos esparcen gasolina en las escaleras del primer piso del edificio y le prenden fuego. Los vecinos consiguen apagar el fuego y nadie sale herido. “Hasta la fecha no se ha podido esclarecer el motivo de este hecho”, afirma la policía, según la cual se está investigando en todas las direcciones.

– El 18 de octubre desconocidos prenden fuego a un hogar para refugiados en Gemünden (Baviera, Alemania). Según la policía “ya no se descarta que haya sido un incendio intencionado”. Un testigo afirma haber visto dos jóvenes provocar el incendio en el centro. Uno de los refugiados sufre una intoxicación causada por el humo y una mujer resulta herida durante la evacuación del edificio.

– El 12 de octubre dos desconocidos tiran dos cohetes de pólvora en un edificio que desde junio había sido asignado como alojamiento para refugiados. En el momento de los hechos se encuentran 52 personas en el edificio. A pesar del abundante humo producido por los cohetes, no hay heridos. El Ministerio de Interior alemán se hace cargo de las investigaciones.

– El 9 de octubre desconocidos prenden fuego en Duisburgo (Alemania) a una casa habitada exclusivamente por gitanos. Sus 42 habitantes tienen que huir del incendio subiéndose al tejado y 17 de ellos tienen que ser trasladados al hospital con síntomas de intoxicación por humo. A pesar de los constantes atentados racistas contra los gitanos que perpetúa una iniciativa ciudadana en Diusburgo y de las evidentes amenazas de atentado, la policía no encuentra “ningún indicio de trasfondo racista o xenófobo”, no obstante, se investiga “en todas las direcciones”.

– En la madrugada del 18 de septiembre se provoca un incendio en un colegio en desuso en Premnitz, el cual debía ser remodelado para convertirse en un centro de alojamiento para solicitantes de asilo. Dos semanas antes se había producido una protesta neonazi frente al colegio. Los investigadores parten del hecho de que los autores del incendio pertenezcan a la extrema derecha.

– En la madrugada del 16 de agosto desconocidos arrojan una bomba incendiaria delante de un hogar para refugiados en Luckenwalde. El fuego se apaga por sí solo, no hay heridos. El Ministerio de Interior alemán se encarga de las investigaciones.

Estos atentados muestran el severo peligro que entrañan las campañas racistas y la importancia de que la sociedad civil exprese su repulsa contra los neonazis y el racismo emergente en la clase media. En muchos lugares un gran número de personas de diferentes ámbitos sociales se opone a los atentados racistas. Sólo por mencionar un ejemplo: la iniciativa ciudadana Hellersdorf Hilft (“Hellersdorf ayuda”) en Marzahn-Hellersdorf ha hecho un trabajo fantástico gracias a campañas de donación, trabajo educativo y contramanifestaciones. El 26 de octubre esta iniciativa convocó una contramanifestación a la manifestación que la iniciativa ciudadana neonazi Bürgerinitiative Marzahn-Hellersdorf había preparado para ese mismo día.

Que los refugiados y otras personas que se ven amenazadas por atentados racistas se sientan solos ante estas amenazas o que estas personas sientan solidaridad y protección depende de que haya iniciativas ciudadanas contra el racismo en las localidades donde habitan. Además también depende de que las personas que se pronuncian en contra del racismo acudan a estas llamadas y salgan a la calle.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s